La confianza en el proceso de auditoría y la capacidad de lograr sus objetivos depende de la competencia de aquellos individuos que participen en la realización de las auditorías, incluyendo los auditores y líderes de equipos auditores. La competencia debería evaluarse regularmente a través de un proceso que considere el comportamiento personal y la capacidad para aplicar los conocimientos y las habilidades adquiridos durante la educación, la experiencia laboral, la formación como auditor y la experiencia en auditorías. Este proceso debería tener en cuenta las necesidades del programa de auditoría y sus objetivos. Algunos delos conocimientos y habilidades son comunes a los auditores de cualquier disciplina de sistema de gestión; otros son específicos de disciplinas de sistemas de gestión individuales. No es necesario que cada auditor en el equipo auditor tenga la misma competencia. Sin embargo, la competencia global del equipo auditor necesita ser suficiente para lograr los objetivos de la auditoría.

La evaluación de la competencia del auditor debería planificarse, implementarse y documentarse para proporcionar un resultado que es objetivo, coherente, imparcial y fiable. El proceso de evaluación debería incluir cuatro pasos principales, como se indica a continuación:

  1. determinar la competencia requerida para cumplir las necesidades del programa de auditoría;
  2. establecer los criterios deevaluación;
  3. seleccionar el método de evaluaciónapropiado;
  4. realizar laevaluación.

El resultado del proceso de evaluación debería proporcionar la base para lo siguiente:

  • la selección de los miembros del equipo auditor
  • la determinación de la necesidad de mejorar la competencia (por ejemplo, formación adicional);
  • la evaluación continua del desempeño de los auditores

Los auditores deberían desarrollar, mantener y mejorar su competencia mediante el desarrollo profesional continuo y la participación regular en auditorías

Fuente: ISO 19011: 2018