¿Quién es Dolores Rico García? ¿Cuál es su relación con la Seguridad y Salud?

Una prevencionista por convicción y vocación. Soy diplomada en Graduado Social, Técnico Sup. en PRL, especialidades de Seguridad en el Trabajo, Higiene Industrial y Ergonomía y Psicosociología Aplicada. Auditor SGPRL y Auditor Interno OHSAS 18001. Técnico Competente en elaboración de Planes de Autoprotección y Perito Judicial en PRL.

He dedicado mi carrera profesional a la Seguridad y Salud laboral (desde el año 1998) primero como Técnico de Prevención desarrollando trabajo de campo y después asumiendo la Dirección Técnica de un Servicio de Prevención Ajeno con acreditación nacional. En la actualidad compagino diferentes actividades como Consultora, formadora y auditora de PRL en Sánchez Toledo y Asociados (Sistemas de Gestión PRL, Empresa Saludable, Seguridad Basada en el Comportamiento…) y soy docente colaboradora del Curso de Especialización Universitario en Nanoprevención de la Universidad de Cantabria. Soy también vocal de proyectos de divulgación en la Junta Directiva de AEPSAL (Asociación de Especialistas en Prevención y Salud Laboral). De forma complementaria, redactora y gestora de contenidos en Seguridad y Salud Laboral con los que intento contribuir a la difusión y promoción de la PRL también en el mundo 2.0.

¿Cómo ha vivido la evolución de la cultura de prevención en nuestras empresas?

Yo empecé mi carrera profesional en el mundo de la PRL en el año 98 por lo que he visto y vivido el desarrollo e implantación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y su normativa asociada prácticamente desde su “nacimiento”. Se ha reducido la siniestralidad laboral de forma muy acusada pero no es suficiente, especialmente cuando hablamos de accidentes graves y mortales. En cuanto a enfermedades laborales se refiere, existe una infradeclaración que hace que pensemos que los datos no son “tampoco para tirar cohetes” si se me permite esta coloquial expresión.

Hoy disfrutamos de una mayor conciencia y cultura preventiva, eso es innegable. Pero insisto, no es suficiente, seguimos teniendo unos datos de seguridad y salud muy preocupantes y lo que es peor, todavía seguimos teniendo graves problemas de seguridad, especialmente en las Pymes y Micropymes. Problemas que no nos dejan avanzar en otras direcciones (p.e. condiciones ergonómicas de trabajo, riesgos psicosociales..) y que hoy están teniendo una gran incidencia en la salud de la población trabajadora.

Necesitamos un marco normativo que se adapte a las Pymes y Micropymes, que sea más específico y que se adapte a los cambios tan vertiginosos que están transformando el mundo del trabajo y las relaciones laborales.

Necesitamos pasar también de la fase legalista y formalista de nuestros sistemas de gestión de la prevención a una fase más práctica y eficaz que integre realmente la PRL en todas las actividades, procesos y estructura de las empresas.

Hemos avanzado, no hay duda, pero estamos aún lejos del nivel de sería deseable. Y para muestra un botón se suele decir; según la Encuesta Nacional de Gestión de RRLL en las empresas ESENER-2 España los principales elementos motivadores para abordar la gestión de la PRL son el cumplimiento legal y evitar una posible multa o sanción. Cuando el elemento motivador para gestionar la PRL sea otro, sea por convencimiento, no por obligación, hablaremos de otra “era” en Seguridad y Salud Laboral.

 ¿Qué cree necesario para que se genere un verdadero cambio en la cultura de prevención en nuestras empresas?

En la generación y la consolidación de la cultura de prevención intervienen muchos factores, y todos ellos son necesarios; liderazgo basado en valores y el compromiso, empatía, participación y comunicación, formación y competencia…Ahora bien, en mi opinión lo más importante es asumir la PRL como un VALOR por parte de directivos, mandos, trabajadores y sociedad en general.

Muchas empresas ya han incorporado a sus valores la Seguridad y Salud como algo intrínseco en su actividad empresarial, en su trabajo, y la sociedad está cada vez más preocupada porque los lugares de trabajo no solo sean seguros si no también saludables. Pero además de extenderlo al mundo empresarial / laboral, lo tenemos que extender al ámbito educativo. Debemos incorporar la cultura de prevención, de autoprotección (primeros auxilios, incendios…) y autocuidado (hábitos saludables) al mundo educativo. Son los futuros trabajadores y debemos hacer lo posible para generar ese valor y esa cultura en ellos. Creo que de esa forma daremos un salto cualitativo en la cultura de prevención.

Transcurridos más de 20 años de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales ¿Podemos hablar ya de lugares de trabajo generadores de salud?

Como he referido anteriormente queda mucho por avanzar con carácter general. Ahora bien, como en todo hay diferentes estadios, me explico. Afortunadamente hay empresas que dedican un gran esfuerzo y recursos (humanos y económicos) a hacer prevención. Su cultura de prevención, sus sistemas de prevención han evolucionado y además de proteger y prevenir también realizan acciones de promoción de la salud que favorecen no sólo una disminución de accidentes y enfermedades si no que incrementa la productividad y genera una población trabajadora más sana, motivada y con mejor clima laboral.

No debemos olvidar que la salud es única, no pudiéndose desvincular la salud laboral de la personal. No hay duda de que el trabajo, las condiciones en que éste se ejecuta (afectan a la salud de los trabajadores y viceversa, determinados hábitos personales de salud o sociales pueden afectar también a la salud de los trabajadores capaces de repercutir e influir en las organizaciones (a veces de forma negativa) y en la sociedad en la que viven (sistemas socio-sanitarios se ven particularmente afectados).

Hoy además sabemos que la principal causa de mortalidad prematura, morbilidad y discapacidad en Europa se debe fundamentalmente a enfermedades no trasnsmisibles según la OMS (En España 8 de cada 10) como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, diabetes, enfermedades respiratorias y enfermedades mentales. La mayoría de causas de mortalidad y enfermedad pueden prevenirse adoptando hábitos de vida saludable. En el trabajo y fuera de él. Pasamos un tercio de nuestra vida en el lugar de trabajo. La pregunta es ¿cómo queremos que sean nuestras empresas?

No podemos hablar en términos generales de lugares de trabajo promotores o generadores de salud, pero no cabe duda de que ese enfoque integral (protección-prevención-promoción) es una realidad “emergente” y espero que sea una realidad emergida a medio, largo plazo en nuestras organizaciones.

En España las Pymes constituyen la mayor parte del tejido empresarial. ¿Los modelos de gestión basados en el modelo de empresa saludable son modelos posibles y accesibles para esta tipología de empresas?

 Yo soy defensora del modelo de empresa saludable y creo en él. Su implantación en la Pyme es posible y accesible y además necesario si consideramos los datos sobre las causas de mortalidad prematura, morbilidad y discapacidad en Europa a los que me refería antes. Tampoco podemos obviar el hecho de que las muertes en jornada de trabajo en España causadas por patologías no traumáticas (PNT; infartos, derrames cerebrales, y otras patologías no traumáticas) superaban ya en el 2015 a otras formas tradicionales, (contactos eléctricos, atrapamientos y aplastamientos, choques contra objetos móviles…). Las PNT suponían un 43,5% (Informe anual de accidentes de trabajo en España. Año: 2015).

El modelo de empresa saludable no está basado en el tamaño de las organizaciones, está basado en otros fundamentos; el liderazgo, el compromiso, la participación, los valores o en encontrar las debilidades de nuestro sistema de gestión preventiva.

Cuando hablamos del modelo de empresa saludable el tamaño no importa. Y para muestra un botón. Durante el Congreso Prevencionar vamos a tener ocasión de conocer de primera mano las experiencias de Pymes como Laboratorios Quinton, Clavei o Platos Tradicionales y también el caso extraordinario de una MicroPyme como Protón Electrónica.

Para que una Pyme incorpore ese modelo de gestión deben darse unas determinadas condiciones que no tienen que ver con el tamaño de la organización; un sistema de gestión de la PRL consolidado, interiorizar la perspectiva de salud de los trabajadores como elemento de valor, compromiso y liderazgo, participación de los trabajadores, analizar y poner el foco en su escenario. En mi opinión las claves son querer y creer, querer hacerlo y creer en la PRL y en el modelo.

Las Pymes necesitan centrar los recursos disponibles en su casuística, necesitan emplear métodos sencillos, practicar el benchmarking aprendiendo de otros y buscar alianzas (con organizaciones empresariales, Servicios de Prevención…) que les ayuden en su camino hacia ese modelo de gestión.

Precisamente su tamaño y su estructura más sencilla deben verse como oportunidad y fortaleza más que como amenaza o debilidad.

Habla de aprender de otros y de buscar alianzas. ¿Puede explicarnos un poco más a cerca de estas cuestiones?

En la pregunta anterior me refería a la adopción de un sistema de gestión basado en el modelo de empresa saludable de la OMS pero es extensible a otras cuestiones tanto en materia de prevención en general como en otras materias; calidad, RSC…

Aprender de otros, sí. A veces parece que nos da miedo decir que no sabemos o no logramos enfocar nuestro caso concreto. Fijarnos en lo que han hecho o hacen otras empresas tiene un objetivo y es favorecer una mayor eficiencia de la PRL a través de la identificación de las mejores prácticas para incorporarlas a nuestra empresa. No se trata de “copiar” sino de aprender de las mejores prácticas, para “replicarlas” adaptándolas a nuestra organización y casuística.

Con respecto a la búsqueda de alianzas esto es fundamental a mi entender y más en una Pyme o micropyme donde hay gran escasez de recursos (humanos y económicos), menor dedicación a actividades consideradas “no esenciales” a la producción y donde hay una menor estructura preventiva y que es normalmente externa (la modalidad preventiva por excelencia en nuestras empresas es el concierto con un servicio de prevención ajeno). Por ello resulta de gran importancia buscar alianzas no sólo con el Servicio de Prevención Ajeno sino con asociaciones empresariales e inclusive con la propia Administración (p.e. sanitaria) al favorecer convenios y acuerdos, buenas prácticas, el empleo de herramientas y materiales de ayuda…

Durante el mes de julio se celebró en Donosti la 7ª edición del Curso de Verano de Osalan, Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales y que llevaba por título “Retos de futuro en materia de Prevención de Riesgos Laborales”. Usted participó con la ponencia “PRL en empleados de bajo salario”. ¿Porqué es un reto para la PRL?

Es un reto para la PRL llevar la seguridad y salud a TODOS los trabajadores, trabajadores temporales, contratados a través de empresas de trabajos temporal, trabajadores autónomos o empleados del hogar familiar…

El fenómeno de los bajos salarios, es una realidad y parece que a corto/medio plazo va a seguir presente en nuestro mercado de trabajo, con independencia de la recuperación económica que se está produciendo. Las causas de este fenómeno (empleos de bajo salario) que desde hace años lleva denunciando la Organización Internacional del Trabajo (OIT)— son variadas, pero en general tienen mucho que ver con la precarización del mercado laboral.

La situación de grave crisis económica, los altos niveles de desempleo (con especial incidencia en colectivos vulnerables-mujeres, jóvenes, inmigrantes..), las reformas laborales, los mercados globales, cambios tecnológicos y sociodemográficos o los cambios en la forma en que se organiza y realiza el trabajo, han sido algunos de los elementos más determinantes que han propiciado un mercado de trabajoque se caracteriza por la flexibilidad, contratación temporal, contratos mercantiles, falsos autónomos…y por supuesto empleos de bajo salario. En estos empleos, basados en la precariedad laboral, existe precariedad de derechos, incluidos los de Seguridad y Salud.

Algunos colectivos de trabajadores tienen igualdad teórica en SST (p.e. trabajadores temporales o contratados a tiempo parcial) pero no una igualdad efectiva. Otros colectivos han sido grandes olvidados en la Ley de PRL, como los autónomos o los empleados del hogar familiar. Y ha sido en estos colectivos donde este fenómeno de los salarios bajos y la precariedad se han cebado especialmente.

Debemos afrontar el reto de llevar la Seguridad y Salud laboral a todos los trabajadores y colectivos y adoptar políticas económicas y de empleo eficaces que generen empleo no sólo en cantidad, sino de calidad, máxime cuando nuestra sociedad está demandando lugares de trabajo seguros y saludables.

Participa en el Congreso Prevencionar en la mesa “Accidente de trabajo: una visión 360º” ¿Puede hacernos un adelanto de las cuestiones que abordará en la mesa y porqué los asistentes al Congreso no pueden faltar a ella?

Hablaremos del accidente de trabajo desde diferentes perspectivas, como la ergonomía forense de la que nos hablará Javier Llaneza o qué pueden hacer las empresas antes, durante y después de un accidente con Andreu Sánchez. Yo por mi parte hablaré desde la perspectiva técnica y en base a mi experiencia; por ejemplo las presiones temporales y de otro tipo a las que nos vemos sometidos por parte de los organismos públicos, la empresa o el servicio de prevención que hacen que en ocasiones el informe no sea todo lo profundo que fuera deseable, sobre la formación que recibimos sobre técnicas de investigación e indagación, las habilidades necesarias para recabar los testimonios o por ejemplo el uso que se hace de la investigación del accidente más enfocada a la búsqueda de responsabilidades que como técnica verdaderamente preventiva. Invito a los asistentes a acompañarnos en esta mesa donde compartiremos conocimientos, experiencias y reflexiones en torno a la cara más amarga de la seguridad y salud laboral, el accidente de trabajo.

¿Porqué cree que los profesionales del sector de la Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo deben asistir al I Congreso Prevencionar?

Son muchas las razones por las que asistir al Congreso Prevencionar y no sólo para los profesionales del sector, sino también para otros colectivos interesados y preocupados por las materias y temáticas que se van a abordar; Administración, empresas, trabajadores, asociaciones empresariales y sindicales, estudiantes…

Va a ser el mayor evento de PRL que se ha celebrado en mucho tiempo en nuestro país. Un evento científico-técnico y multidisciplinar donde vamos a poder compartir conocimiento y experiencias prácticas y reales.

Será un espacio para compartir la ilusión y la pasión por la seguridad, salud y bienestar, un espacio para dar visibilidad a la PRL con una perspectiva diferente, optimista, innovadora, transformadora, integradora…

Un espacio donde seguro nos reformularemos metodologías, herramientas, sistemas de gestión, enfoques…necesario para buscar resultados distintos en PRL.