La intención del requisito que incluyen las normas sobre la Revisión por la Dirección es asegurar que la alta dirección realiza revisiones del sistema de gestión. Esta es una actividad que la alta dirección debería realizar en consonancia con la dirección estratégica de la organización. El propósito es revisar información sobre el desempeño del sistema de gestión a fin de determinar si este es:

  1. idóneo – ¿sigue siendo apto para su propósito?
  2. adecuado – ¿sigue siendo suficiente?
  3. eficaz – ¿sigue logrando los resultados previstos?

La revisión por la dirección debería hacerse a intervalos planificados; esto podría ser de manera diaria, semanal, mensual, trimestral, semestral o anual. Algunas actividades de la revisión por la dirección pueden realizarlas varios niveles de la organización, con tal de que los resultados se pongan a disposición de la alta dirección. No se requiere que todos los elementos de entradas de la revisión por la dirección se traten al mismo tiempo, sino que pueden tratarse durante revisiones por la dirección secuenciales; la organización debería tratar la manera en que asegurará que se cumplen todos los requisitos de la revisión por la dirección de las Normas. La organización puede realizar revisiones por la dirección como una actividad independiente o en combinación con actividades relacionadas (por ejemplo reuniones, informes).

El calendario de las revisiones por la dirección puede organizarse para que coincida con otras actividades de negocio (por ejemplo planificación estratégica, planificación de negocio, reuniones anuales, reuniones operacionales, otras revisiones de normas de sistemas de gestión) para añadir valor y para evitar múltiples reuniones redundantes.

Buscas expertos en Sistemas de Gestión, no lo dudes Sánchez-Toledo & Asociados su mejor aliado: info@st-asociados.com